• Mundo Forestal

ENCE Pontevedra: la biofábrica apuesta por la sostenibilidad y el empleo


La biofábrica de Ence en Pontevedra constituye un motor de crecimiento y prosperidad para toda Galicia. Su actividad, así como el desarrollo que la misma moviliza, tiene importantes repercusiones en términos de empleo, creación de riqueza, vertebración territorial y contribución social, por lo que se perfila como un elemento clave a la hora de superar la crisis económica y social originada por la covid-19, en la denominada "recuperación verde", conjugando aspectos sociales, económicos y medioambientales.


Según datos de la consultora KPMG, publicados por Libre Mercado, esta industria mantiene más de 5.100 puestosde trabajo,aporta unos 460 millones de euros al año -el 28% del PIB pontevedrés- y es el principal actor del mercado forestal, propiciando una vertebración del territorio de la que se benefician unas 200.000 familias.


Las compras realizadas a empresas de la provincia de Pontevedra del ejercicio 2019 suman un total de 65,4 millones de euros. De hecho, Ence siempre se ha caracterizado por su apuesta por el talento local y la generación de riqueza en el entorno, algo demostrado en proyectos concretos como la integración paisajística realizada el pasado año. En ella, el 90% de la inversión realizada por la compañía (valorada en 4 millones de euros) fue acometida por empresas gallegas, en su mayoría de la propia comarca de Pontevedra, como Metalyset, Luber, Dexo, Montajes Pichel, ASAI o Taelpo.


En cuanto al sector forestal, Ence es un actor clave en Galicia, actuando como gestor de más de 10.000 hectáreas en la comunidad y además como cliente de los principales productores locales. Así́, la compañía compra madera por valor de unos 94 millones distribuidos entre más de 6.500 familias y empresas forestales gallegas.


La apuesta de Ence por generar empleo en el entorno no ha cesado a pesar de la pandemia. Durante el mes de mayo, la compañía lanzó una bolsa de empleo con el objetivo de seguir incorporando personas al equipo humano del complejo industrial de Lourizán. Además, a esta iniciativa se le ha sumado recientemente el programa Encemplea, mediante el que se contratarán a 16 jóvenes recién titulados en ciclos formativos, integrándose en el área industrial y forestal de la biofábrica de Pontevedra durante un año.


Esta promoción del desarrollo socioeconómico del entorno ha sido posible gracias a un compromiso máximo en sostenibilidad. La biofábrica de Ence en Pontevedra, además de contar con diferentes certificaciones en materia de medioambiente, calidad y prevención de riesgos laborales, ha sido reconocida con la etiqueta ecológica Nordic Swan, sello ecológico oficial de los gobiernos escandinavos. El excelente comportamiento de la planta le ha permitido obtener la Distinción Oro de la Comisión Europea gracias a su desempeño ambiental, así como el certificado medioambiental Residuo Cero de AENOR, por su eficiente gestión y valorización de los subproductos derivados de su actividad, confirmándola como paradigma de la economía circular.

0 vistas0 comentarios